Mundo

Biden y los demócratas dejan solo a Cuomo

La investigación contra Cuomo se abrió a comienzos de año después de que varias mujeres ventilaran de forma pública acusaciones contra el gobernador

‘Ciao, bella’. Ese ‘adiós, guapa’ italiano y lisonjero de Andrew Cuomo aparece en uno de los episodios del informe de la fiscal general de Nueva York sobre acoso sexual a mujeres que podría acabar en un ‘ciao, bello’: el gobernador del estado y, hasta hace pocos meses, una de las figuras de mayor peso del partido demócrata en todo EE.UU. está contra las cuerdas. El informe, que sustancia y corrobora las acusaciones de once mujeres contra Cuomo, es casi una sentencia de muerte para su carrera política. Sobre todo, porque el gobernador se ha quedado solo: los demócratas le han dado la espalda, desde Joe Biden, presidente de EE.UU. y amigo personal de Cuomo, hasta antiguos socios leales del partido en Nueva York. Las peticiones de dimisión son abrumadores y ya está en marcha un ‘impeachment’, o juicio político para su recusación.

La investigación contra Cuomo se abrió a comienzos de año después de que varias mujeres ventilaran de forma pública acusaciones contra el gobernador. Hablaban de tocamientos, besos en la mejilla o en los labios no solicitados, conversaciones inapropiadas de corte sexual o flirteos inaceptables en el ámbito profesional. Cuomo lo negó todo y sobrevivió a aquella tormenta política. Dijo que esperaría a los resultados del informe especial, liderada por la fiscal general de Nueva York, Letitia James. Pero estos han resultado en un huracán político difícil de navegar.

«La investigación independiente ha determinado que el gobernador Cuomo acosó a varias mujeres, muchas de las cuales eran jóvenes, y realizó toqueteos, besos y abrazos no deseados y con comentarios inapropiados», dijo sobre el informe, elaborado en los últimos cinco meses.

Las 165 páginas de la investigación, que incluyen entrevistas con 179 testigos y decenas de miles de documentos, apoyan las acusaciones de las mujeres que salieron contra Cuomo desde el pasado febrero, cuando Lindsey Boylan, una ex alto cargo del Gobierno de Cuomo, aseguró que, entre otras cosas, el gobernador le había tocado la cintura, piernas y espalda; le había besado en la mejilla y en los labios y le invitó a jugar a ‘strip poker’ en un viaje en avión. Poco después, una joven asistente reveló conversaciones subidas de tono que Cuomo había mantenido con ella. Otra más, cuyo nombre no fue revelado en la investigación, aseguró que le había manoseado el culo a solas después de requerir su presencia en la residencia oficial del gobernador para solucionar un problema con su teléfono móvil. Otra, que metió su mano por debajo de su blusa y le agarró del pecho.

Animal político

Cuomo, un animal político, decidió salir al contraataque. Poco después de la presentación del informe por parte de James, emitió una declaración institucional en vídeo de catorce minutos en la que, otra vez, lo negaba todo. «Los hechos son muy diferentes de lo que se ha explicado», defendió. «Nunca he tocado a nadie de forma inapropiada ni he realizado insinuaciones sexuales inapropiadas». En el relato de Cuomo, la investigación es una campaña política en su contra que se apoya en la brecha generacional y cultural que hay entre alguien como él -un italoamericano de vieja escuela y 63 años- y las nuevas generaciones. Los ‘ciao, bella’, besos, achuchones y caricias son su forma de ser, aprendida de sus padres -su progenitor, Mario Cuomo, también fue gobernador- «para dar calidez, nada más», dijo el político, que colocó fotos de decenas carantoñas públicas con mujeres y hombres durante su intervención. Su intención era clara: sabía que no iba a ganarse a sus compañeros de partido, en un momento en el que no hay medias tintas con las acusaciones de acoso sexual; pero quizá sí lo haría con los votantes veteranos, que muchas veces se sienten incómodos en la era ‘MeToo’.

«Yo creo a esas mujeres», declaró James, en un latiguillo de corte político y que no esconde una de las derivadas del caso: la sucesión de Cuomo como gobernador. El político, de 63 años, buscaba su cuarto mandato en Nueva York el año que viene y James está entre los favoritos para hacerle frente.

El abandono de los demócratas a Cuomo fue masivo. «Creo que debería dimitir», dijo Biden tras conocer los resultados de la investigación, en una reclamación que corrió como la pólvora entre los pesos pesados del partido demócrata: se unieron a la reclamación desde Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes, a varios congresistas por Nueva York, buena parte de los líderes del partido locales y hasta los gobernadores demócratas de estados vecinos. El ataque más feroz vino del todavía alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, que no desaprovechó la ocasión de ir a por Cuomo, con quien se ha peleado como el gato con el ratón en los últimos años. «Deberían imponerle cargos penales», dijo sobre una posibilidad que es real: tras conocer la investigación independiente, varios fiscales de distrito aseguraron que podrían utilizarla en una causa penal.

Eso vendrá más adelante. Lo primero que tendrá que defender Cuomo es su supervivencia política. Los propios demócratas de Nueva York ya han impulsado un ‘impeachment’ por las acusaciones de acoso sexual. El presidente de la asamblea estatal, Carl Heastie, aseguró que la llevará adelante con la mayor celeridad porque Cuomo «no puede seguir en el cargo».

El gobernador ya estaba en problemas por otros escándalos: ocultación de datos de muertos en residencias de la pandemia, uso de recursos público para la elaboración de un libro sobre su gestión de esta crisis sanitaria (con la que se embolsó más de cinco millones de dólares) y tratar de favor a familiares y amigos para, por ejemplo, realizar test de covid. Nada de esto existía hace un año, cuando Cuomo era celebrado por su manejo de la pandemia e incluso aparecía como favorito a la Casa Blanca para 2024. Ahora, la investigación de las acusaciones de acoso sexual están cerca de obligarle a decir ‘ciao’.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class