Interesante y curioso

Montero esquiva al tribunal y vuelve a favorecer la discriminación del hombre

A.I.M.

Montero vuelve a las andadas después de haber tenido que retirar los pliegos de un contrato en el que su departamento solo pedía mujeres. Esta vez ha encontrado un atajo más sibilino.

El Ministerio de Igualdad ha encontrado una puerta lateral para dar esquinazo al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, que recientemente tumbó uno de sus contrato por discriminación de género.

Ello debido a que entre los pliegos del concurso para adjudicar el teléfono 016 de asistencia a víctimas de violencia de género estaba que al otro lado de la línea hubiera solo mujeres. Nada de hombres.

Sin embargo, Irene Montero y su equipo no se dan por vencidas y quieren que las empresas que contratan y con las que tratan tengan predominio de mujeres.

Así las cosas, en el último gran contrato que Igualdad ha sacado a concurso el criterio elegido para desempatar y decantar la balanza en caso de empate ha sido: “Mayor porcentaje de mujeres empleadas en la plantilla de cada una de las empresas: porcentaje superior al 50% de personas trabajadoras del sexo femenino acreditado mediante declaración responsable de las licitadoras o cualquier otro documento oficial que lo acredite”.

El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades que dirige Beatriz Gimeno acaba de adjudicar un servicio de información telefónica para asesorar a las mujeres que hayan sufrido discriminación por razón de sexo sobre sus derechos y recursos. Ello a través de la línea 900 19 10 10, totalmente gratuita.

En concreto, la empresa ganadora ha sido Magéntica SL., especializada en igualdad de oportunidades. Presentó una oferta económica de 220.220 euros, IVA ya incluido. El servicio se extenderá a lo largo de 2021 y 2022.

En los pliegos de cláusulas, a los que ha accedido ESdiario, el Instituto de la Mujer esta vez es más cauto y, en vez de exigir solo féminas, esta vez en la casilla de género especifica “indiferente”. Para que ninguna de las empresas pueda recurrir las condiciones y el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales vuelva a sacarle los colores.

Sin embargo, en esos mismos pliegos se especifica que, en caso de empate, el “mayor porcentaje de mujeres empleadas” será el elemento decisivo para la mesa de contratación. Aquí el extracto:

Pero hay más. El departamento de Montero se reserva el derecho de rebajar hasta un 10% los honorarios de la empresa adjudicataria en el caso de que no predique con el ejemplo y programe “sesiones de sensibilización para que el personal de plantilla desarrolle actitudes igualitarias y avance en la ruptura del rol de género”.

El incumplimiento de esta norma, de carácter obligatorio, se considera infracción grave, tal y como el Instituto de la Mujer advierte aquí:

Entre marzo y septiembre de 2017, últimas estadísticas del Ministerio de Igualdad, un teléfono similar recibió 2.550 llamadas.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class