Historia

La familia Cervera desmonta las mentiras históricas usadas para quitarle la calle al Almirante en Palma

Almirante Pascual Cervera y Topete
Almirante Pascual Cervera y Topete

César CerveraABC

Como ha demostrado Daniel Aquillué, doctor en Historia y especialista en el siglo XIX, acudiendo a las actas, las calles recibieron durante el periodo franquista el nombre por los almirantes, «gloriosos caídos por Dios y por España en el campo del honor», y no por los buques como asegura el alcalde

La sociedad española se ha acostumbrado a que los periódicos ocupen en los últimos años sus primeras páginas con asuntos de tan rabiosa actualidad –véase con ironía– como la conquista de México, la Reconquista, la Guerra Civil o la batalla de Trafalgar. En un regreso al pasado propio de un Marty McFly algo trasnochado, algunos políticos españoles se están valiendo de todo tipo de instrumentos a su alcance para llevar el debate muy lejos de las cuestiones inmediatas que, en medio de una grave crisis económica y sanitaria, suenan más urgentes que si tal calle tiene nombre de buque franquista o de marino ilustrado…

Placas de la Plaza de L'Almirall Churruca y de la calle de L'Almirall Gravina, que pasarán a llamarse Plaza de Mateus Pruner y Calle d'Angelí i Dulcert

La última de estas polémicas anacrónicas cayó este lunes por sorpresa con la decisión

del Ayuntamiento de Palma de Mallorca de retirar las calles Almirante Churruca, Almirante Gravina y Almirante Cervera, junto a otras, por su relación con el franquismo, lo cual resulta todo un disparate si se tiene en cuenta que dos de estos marinos murieron más de un siglo antes de la sublevación de 1936 y el tercero, cuando Franco apenas era un niño.

En el caso concreto del almirante Pascual Cervera y Topete llueve sobre mojado. Hace tres años, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, justificó el cambio de nombre de la calle que este marino andaluz tenía en la Ciudad Condal en que era «un facha». Gerardo Pisarello, teniente de alcalde entonces, apostilló que se trataba de «un personaje reaccionario». De nada sirvió entonces explicar a Colau y compañía que Cervera murió trece años antes de que el fascismo naciese en Italia…

Guerra contra el almirante, no contra el barco

«Lo de Palma nos ha sorprendido tanto como lo de Barcelona. Se está tratando a personajes que son del siglo XIX en términos de ideologías del siglo XX con las que nada tienen que ver. El almirante no tuvo ninguna relación ni con Franco ni con nada parecido al fascismo», afirma Pascual Cervera de la Chica, descendiente del almirante y presidente de la Asociación Familia Cervera.

Este grupo familiar envió en la tarde del martes una carta al alcalde de Palma, José Hila, aclarándole que el almirante se limitó durante toda su carrera a servir con honor a España y que nunca se significó con regímenes totalitarios de ningún tipo. «Creemos que alguien ha confundido al alcalde en este sentido. El almirante fue un señor que desde los 13 años hasta que murió estuvo al servicio de su patria. No entendemos el demérito para que le traten así», defiende su bisnieto.

Pascual Cervera de la Chica

La ciudad balear está hoy regida por el PSOE y por sus socios de MÉS y Podemos, quienes han amparado la decisión en la Ley de Memoria Histórica que permite cambiar aquellas calles que tengan relación con la simbología franquista. El consistorio basa su decisión en un informe realizado por la secretaría autonómica de Memoria Democrática y Bon Govern señalando que las calles de los almirantes no recuerdan a los militares, sino a los barcos de la armada franquista que tenían ese nombre, al igual que el pasaje Castillo de Olite, ajeno según el ayuntamiento, a la famosa fortificación navarra.

«Ninguna calle en España lleva el nombre del barco almirante Cervera, pues las calles y las placas corresponden a los personajes históricos, no a los objetos inanimados, como demuestran las hemerotecas. Es pura ignorancia lo que afirman», argumenta Cervera de la Chica.

Como ha demostrado Daniel Aquillué, doctor en Historia y especialista en el siglo XIX, acudiendo a las actas, las calles recibieron durante el periodo franquista el nombre por los almirantes, «gloriosos caídos por Dios y por España en el campo del honor», y no por los buques como asegura el alcalde. Y, si bien el buque del Almirante Cervera, botado en 1928, sirvió del lado de los militares sublevados en la Guerra Civil, los buques Almirante Gravina y Almirante Churruca lucharon, en realidad, por parte del bando republicano, como recuerda Aquillué en un hilo de Twitter.

«Un científico militar»

El debate sobre si el nombre viene del buque o del almirante resulta, en todo caso, una excusa de mal pagador. Una distracción. El descendiente del almirante recuerda que en Madrid, frente a la posibilidad de que el término «Almirante Cervera» pudiera recordar al barco de la Guerra Civil, se propuso desde el PSOE que el jardín al que se puso su nombre en 2018 recogiera el texto completo de «Almirante Pascual Cervera». «Es una cuestión de voluntad. El almirante fue un hombre de honor, un héroe reconocido incluso por sus rivales estadounidenses, con un busto tanto en su lugar de cuna como en Cuba. Fue ministro con un presidente de gobierno liberal; recibió un ascenso durante el periodo de la Primera República y ejerció como científico militar al hacer las cartografías modernas de Filipinas y Cuba. Nosotros no vamos a entrar en polémicas políticas, pero tenemos claro quién promueve esto», destaca Cervera de la Chica, que ha participado en la elaboración del documental «Almirante Cervera: un hombre de honor».

«Entendemos que todo forma parte de una estrategia del independentismo en su zona de influencia, Cataluña, Valencia y Baleares, que busca confundir términos y personajes. En un cambio de nombre que va en contra de la Ley de Memoria Histórica y que confunde a la gente de Mallorca. Queremos que hagan las cosas conforme a la ley, pues son representantes del pueblo español», asegura el descendiente, que confía en la sensatez del pueblo español y en que esto sirva, al menos, para recordar al almirante.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class