Famosos y Cotilleos

Nicolás Coronado se hace de oro: desvelamos cuánto gana por foto en Instagram

Jesús Carmona 

No ha ganado, pero ha sido el gran triunfador de ‘MasterChef Celebrity’. 2021 es su año y JALEOS analiza su nueva imagen y su rentabilidad.

Gran parte de la audiencia de MasterChef Celebrity pensaba que Nicolás Coronado (32 años) era el ganador de esta quinta edición. De hecho, se llegó a filtrar erróneamente su nombre y prácticamente se daba por hecho. El propio Nicolás reconoce ahora, con Raquel Meroño (45) agarrando el premio, que no hizo por acallar el misterio. Nicolás ha demostrado tras su paso por las cocinas de TVE que tiene madera de chef, que tras esa timidez galopante se esconde un gran personaje con telegenia.

El hijo de Paola Dominguín (59) y José Coronado (63) se ha descubierto a un gran público. Los fogones han sido su mayor escaparate, y reconoce que salir de su retiro en la sierra de Madrid le ha abierto las puertas a otro mundo. Tierra de Lobos, Águila Roja, Cuéntame cómo pasó y Servir y proteger son algunos de los títulos que adornan su currículo. Pero ser el triunfador moral de la versión vip de MasterChef ha supuesto todo un revulsivo en su carrera, un giro de timón de 180 grados que ya comienza a traducirse en rentabilidad. Nicolás puede ‘hacerse de oro’.

 

De entrada, su cuenta de Instagram ha dado un notable cambio. “Actor-Guerrero de la luz, aprendiendo en el eterno presente, del constante fluir de la existencia”, es la frase que lo define. Con cerca de 72.500 seguidores, Coronado hijo ha comenzado a perfilar el contenido que publica. Si bien antes de su aventura culinaria posteaba retazos de sus trabajos, reflexiones de vida y fotografías bucólicas, animalistas y familiares, en su era postcocina se ha experimentado una mutación. Nicolás va a grabar vídeos en su cuenta donde cocinará en directo. Lo que él llama Free flow cooking. Dicho de otro modo, una suerte de clase magistral para compartir con sus seguidores sus conocimientos gastronómicos.

“Me estreno con un primer vídeo y un súper delantal de @dosprimeras, y mi pollo con miel y vinagre de manzana. Seguimos dándolo duro”, escribía para promocionar su primer vídeo desde la cocina de casa. Su primera publicación rozó las 80.000 reproducciones. Esto se traduce, tal y como asegura a JALEOS un experto en redes, “en una mayor interacción con el público. Antes del programa de TVE, Nicolás no solía interactuar con sus seguidores y eso frena el interés. Esto es fundamental si se quiere profesionalizar la red, como es su caso“.

Por otro lado, puestos en contacto con la empresa Personality Media, se aclara lo que sigue en relación a la imagen que se tenía en España de Nicolás antes del programa: “Solo el 16 por ciento del total de la población sabía quién era Nicolás Coronado antes del arranque del programa“. No cabe duda de que el espacio le ha beneficiado: “Esto les ayuda a crecer no solo en conocimiento, sino que, por su actitud y empatía, les ayuda a crecer de forma muy positiva. Pocas maneras existen para que un personaje tenga un crecimiento o reposicionamiento tan fuerte como lo que ofrece MasterChef“.

Es, pues, el trampolín profesional perfecto, se opina: “Te pone en el foco y te muestras no solo a un público que disfruta viéndote, sino a multitud de productores, directores y responsables de marketing a quienes, sin duda, le puedes parecer una buena oportunidad”. Desde esta citada empresa se tiene claro qué debe hacer Nicolás para terminar de esprintar: “Lo más importante es que debe tomar distancia en lo posible de su apellido, para que por sí solo se convierta en una marca independiente que el público valore. Hoy Nico es mucho más valioso que Nicolás Coronado. Un apellido famoso ayuda mucho en tu carrera, pero luego puede ser un gran hándicap en otros muchos aspectos”.

Otra fuente habla del target: “La imagen de Nicolás ahora no es la que proyectaba antes. Ahora se ha acercado a otro tipo de público, a un target mayor, pero también más joven. Se ha delimitado mucho más. En meses ha abarcado un abanico muy amplio”.

Sus seguidores aumentan cada día y de seguir en esa línea y cuidar un poco más la página y el contenido Nicolás “puede llegar a pedir entre 1.000 y 1.500 euros por foto en Instagram”. Si se trata de un vídeo publicitario, dada su magnitud como personaje conocido -más que un mero influencer-, “la cantidad puede ser mayor”. En comunicación con la empresa Influency, esta asegura que Nicolás encajaría perfectamente “con empresas como Carbonell o Casa Terradellas”. “Ha creado una comunidad en su Instagram que da credibilidad y confianza. Tiene muy buena reputación”, se sostiene. De momento, según ha podido conocer este medio, el hijo de José Coronado no tiene en mente sacarle más rédito a su cuenta más allá de estas masterclasses improvisadas y caseras: “La única publicidad que le gusta hacer es la que tiene fines solidarios, como la Fundación Aladina, con la que está muy volcado”. Fuera de las lindes de lo social, Nicolás Coronado también vivirá un buen momento tras el tsunami MasterChef. A nivel actoral, “en 2021 le esperan grandes cosas”. Hasta el momento, Coronado, cuya carrera arrancó en 2009 con la película No soy como tú, ha trabajado en algunas series españolas, y en la gran pantalla ha protagonizado cerca de siete películas y un cortometraje. Eso va a cambiar. Según se informa, Nicolás ya tiene sobre la mesa “importantes proyectos” tanto en televisión como en cine. El efecto MasterChef. También un programa para concursar. “Ver, por ejemplo, a Nicolás en un programa de baile sería una de las grandes apuestas para el nuevo curso”, se desliza.

Eso sí, esta boyante etapa no va a provocar que Nicolás deje de prestarle atención y foco a lo social, solidario y medioambiental. De hecho, seguirá muy volcado en trabajos como el que ha realizado de narrador y conductor en Kómoda, la vida sin energía. Un documental que explora las causas que provocan la fatiga social y que sentará las bases de posibles soluciones en ámbitos como el trabajo, el ocio, la alimentación o el sexo. Siguiendo con la rentabilidad, se explica a este medio que Nicolás “ya puede cotizar al alza en los photocalls o como reclamo publicitario. Ahora su asistencia a un evento, dependiendo de la marca que haya detrás, puede situarse entre los 15.000 y 20.000 euros“.

Las marcas lo quieren. Acaba de convertirse en embajador de una propuesta de maridaje gastronómico, la Furoshiki Roku Experience. Promociona Roku Gin, una ginebra cien por cien japonesa. “Soy amante de la cultura japonesa desde siempre y ahora me encanta probar nuevas técnicas de elaboración culinaria en mis ratos libres. Creo que en otra vida he debido ser japonés, me atrae todo lo relacionado con esta cultura fascinante, me gusta inventar nuevos platos a partir de diferentes técnicas y aplicar un arte diferente como es el Furoshiki a la gastronomía me parece algo atípico, pero a la vez muy interesante”, aseguró Nicolás en el evento.

Su lado menos conocido

 

Pocos datos se conocen de cómo es Nicolás fuera de los focos de un plató. Hace unos días, JALEOS pudo contrastar algunos detalles de su día a día. El actor es alguien “de gustos sencillos, muy sereno. Le gusta vivir sin ruido, apartado de todo”, desliza quien bien lo conoce. Nicolás vive alejado, en la más literalidad de la palabra, pues vive en el campo, a las afueras de Madrid. Allí desarrolla su parte mística y de introspección. Le gusta hacer yoga y meditación, y es un ferviente animalista. De hecho, convive con gallinas, perros y unas cuentas cabras.

Entre sus proyectos más ilusionantes, está fundar su protectora de animales. Se siente en su hábitat. Ese discurrir lejos del ruido le viene de fábula, se explica a este periódico, sobre todo cuando “tiene que prepararse algún personaje”. Un entorno sin estímulos. El hecho de vivir en el campo también le permite, por otro lado, disfrutar de uno de sus pasatiempos preferidos: la pintura. Cabe recordar en este punto que en 2016 llevó a cabo su propia exposición de cuadros. Hombre polifacético y amante del arte en todas sus variantes, Nicolás anhela poder vivir de la pintura. En su casa de campo es habitual encontrarse con esbozos y lienzos a medio camino. En lo que respecta a su lado más sentimental y amoroso, se detalla que Nicolás “es una copia” de su padre. Es un seductor. 

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class