Economia

Una viróloga china publica un estudio que concluye que el COVID-19 se concibió en el laboratorio de Wuhan

Jose Luis de Haro

La doctora Li-Meng Yan, viróloga que trabajó en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, ha hecho público un artículo donde explica cómo el SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19, podría “crearse convenientemente” en un laboratorio en tan solo seis meses.

“Las pruebas muestran que el SARS-CoV-2 debería ser un producto de laboratorio creado mediante el uso de los coronavirus de murciélago ZC45 y/o ZXC21 como plantilla o estructura principal”, reza el informe publicado en el portal Zenodo. “Sobre la base de estas pruebas proponemos además una ruta sintética para el SARS-CoV-2, lo que demuestra que la creación en laboratorio de este coronavirus es conveniente y se puede lograr en aproximadamente seis meses”, añade.

El documento se concentra en las características inusuales del genoma del coronavirus que ha causado la pandemia y que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de la evolución natural. Según Yan, “el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico natural”.

La publicación de este estudio llega después de la entrevista que la viróloga concedió en el programa de entrevistas británico Loose Women el viernes en el que insistió que el coronavirus “proviene del laboratorio en Wuhan, que está controlado por el gobierno de China”. Según explicó, la versión oficial de que la COVID-19 se originó en un mercado no es más que “una cortina de humo”.

La viróloga, que afirma haber realizado algunas de las primeras investigaciones sobre la COVID-19 el año pasado, ha acusado previamente a Pekín de mentir y de intentar cubrir su trabajo sobre este asunto.

En abril, Yan huyó de Hong Kong temiendo por su seguridad con rumbo a Estados Unidos para crear conciencia sobre la pandemia. La viróloga alegó que sus antiguos supervisores en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, un laboratorio de referencia de la Organización Mundial de la Salud, la silenciaron cuando dio la alarma sobre la transmisión del virus entre personas en diciembre del año pasado.

También afirmó que antes de salir de China, sus estudios sobre el virus fueron eliminados de las bases de datos del gobierno. El laboratorio ha negado que Yan “haya realizado alguna investigación sobre la transmisión de persona a persona” del coronavirus y recalcó que sus afirmaciones “no tienen base científica”.

Yuan Zhiming, director del Instituto de Virología de Wuhan, ha negado anteriormente las acusaciones de que la COVID-19 se propagó accidentalmente desde sus instalaciones. Por su parte, un grupo de virólogos de California publicaron hace meses un artículo donde describen la secuencia genética del virus que, según dicen, prueba que “el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio ni un virus manipulado a propósito”.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class