Economia Plus

Yellen avisa de una nueva debacle económica si el Congreso no aumenta el techo de deuda

Es una pelea que se repite casi cada año. EEUU alcanza se aproxima a su techo de deuda y la disputa política entra en juego, con la oposición al inquilino de la Casa Blanca ‘chantajeando’ con no admitir el incremento del techo salvo que consiga ciertos objetivos políticos. Durante los próximos días, esta pelea vuelve a primer plano, pero la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ya ha advertido del desastre económico que puede suponer, dado el contexto actual.

Si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo, el Gobierno federal tendría que cerrar -como ha sucedido tres veces en la última década- o, incluso, podría incurrir en incumplimiento de pagos.

Por ello, la secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen, remitió este viernes una carta al Congreso del país para que eleve o suspenda el límite de deuda, porque si no tendrá que tomar medidas extraordinarias que prevengan al país de la suspensión de pagos.

Yellen anunció que el Departamento del Tesoro suspenderá el próximo 30 de julio la venta de bonos locales y estatales hasta que se adopte una medida respecto al techo de deuda, y si el Congreso no lo hace, el 2 de agosto tendrá que tomar medidas extraordinarias.

Esta sería solo una de las primeras “medidas extraordinarias” que podría tomar el Tesoro para seguir pagando a tiempo las facturas.

Para tener efectivo, el Tesoro también podría suspender las inversiones en programas de pensiones o directamente tomar dinero prestado de esos fondos, unas acciones que ya ha adoptado en varias ocasiones en el pasado y que entonces prolongaron la capacidad de pago del Ejecutivo durante meses.

Esta vez, sin embargo, la situación es distinta porque la Administración está gastando una gran cantidad de dinero en programas para mantener a flote la economía por el impacto de la covid-19.

Según un análisis de julio de la Oficina de Presupuesto del Congreso, esas “medidas extraordinarias” permitirían tener efectivo a Estados Unidos hasta octubre o noviembre, momento en el que se produciría la temida suspensión de pagos de la deuda soberana.

“Un daño irreparable a la economía de EEUU”

La carta de Yellen, dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, es una formalidad que hacen todos los titulares del Tesoro cuando el país se acerca a la peligrosa situación de suspender los pagos de su deuda soberana.

En la misiva, la responsable financiera del Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, recuerda que aumentar o suspender el límite de deuda no supone aumentar el gasto público, ni autoriza a subidas de gasto en futuras propuestas presupuestarias.

Simplemente, recalca, autoriza al Tesoro a hacer los desembolsos de gastos previstos.

Recordó asimismo que el nivel actual de deuda refleja la suma de gastos ya aprobados tanto por la Administración como por el propio Congreso y no cumplir con esas obligaciones de pago causaría un “daño irreparable a la economía estadounidense y al sustento de sus ciudadanos”.

Yellen advirtió que en otras ocasiones “solo la amenaza” de no cumplir con las obligaciones de pago produjo un severo impacto negativo sobre la economía del país y sobre la solvencia ante los mercados, con la mayor caída de los niveles de “rating” en toda la historia del país en el año 2011.

“Es por eso que el presidente y la secretaria del Tesoro no quieren ni que se sugiera” la posibilidad de un incumplimiento en las obligaciones de pago, añadió Yellen.

En este sentido, subrayó que en los años recientes el Congreso solventó siempre este problema de forma regular y con el trabajo conjunto de los dos partidos y por eso le pidió que actúe “tan pronto como sea posible” también en esta ocasión.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class