Deporte

Óscar Husillos: «Me entreno para ser el mejor. Esa ilusión no me la quita nadie»

El palentino sueña con meterse en la final de los 400 metros, aunque admite que el nivel es altísimo

Charlas olímpicas. Durante estas fechas, Ruth Beitia y Martín Fiz, dos de los mejores atletas de la historia de España, acercan el espíritu olímpico con un serial de entrevistas. Hoy, undécimo capítulo

Óscar Husillos (Astudillo, Palencia, 1993) es campeón de Europa en pista cubierta de 400 metros y no es del mundo por pasarse de frenada. Lo explicamos. En el Mundial de Atletismo de pista cubierta celebrado en Birmingham entró en primer lugar, pero por culpa de una pisada tonta (se pasó de la raya) fue descalificado. Ahora, los Juegos le darán una oportunidad para demostrar que tiene un hueco en una de las ocho calles del anillo olímpico. Pero que no se pase, de calle.

¿Tu número de la suerte no será el cuatro?

No soy supersticioso con eso de los números, pero si tengo que decir uno es el 18, que es el día que nací.

Con 16 años jugabas de portero. Te veo más de media punta que de cancerbero. Incluso te veo más compitiendo en campo a través, como lo hacía Mariano Haro, que siendo un corredor de 400. ¡Portero! ¡Cuatrocentista!

Deja, deja. Eso del fútbol para quien sepa tocar bien la pelota y lo del campo a través… se me hacen bola tantos kilómetros, jajaja. Me quedo con mis pruebas de velocidad, en un pispás se acaba todo. Además, me encuentro más cómodo.

En pleno confinamiento, quedas campeón de Europa de 400 metros. Tienes que tener el suelo de tu casa destrozado ¿Cómo lo hiciste?

¡Bueno! El confinamiento ya había acabado como tal, pero seguíamos en plena pandemia y había que modificar horarios por tema de restricciones. Tuve mucho cuidado con los contactos, la mascarilla era parte de la indumentaria deportiva, me jugaba mucho y finalmente salió bien. Mi entrenador y yo trabajamos mucho para poder conseguir el oro.

No llevas los aros olímpicos tatuados. No llevas anillos en las manos. ¿Te conformas con visualizar lo que pueda ocurrir en el anillo olímpico?

Conformarse en nuestro deporte, nunca. Mi forma de ver la vida es que tengo que darlo todo para superarme en el día a día. No conozco a nadie que sólo se conforme con pisar el tartán olímpico, en mi caso salgo a comérmelo, unas veces me sabe a poco y otras me sacio de placer.

¿Cómo ves la situación de estos Juegos por la pandemia?

Pues no sabría decirte… PCR, burbuja, acercamiento, distanciamiento, traslados y todas esas normas anti-Covid-19… No me hago a la idea. Pienso que estos Juegos van a valer lo mismo que los anteriores. Son la mejor competición a nivel mundial, esta vez serán diferentes pero, ojo, no dejarán de ser unos Juegos Olímpicos.

La final del 400 está muy cara. ¿Será cosa del sudafricano Wayde Van Niekerk, de los norteamericanos o tal vez de un blanquito de Palencia?

¡Cuidado! El colombiano Zambrano está muy fuerte. Claro que me veo en la final olímpica. ¿Que es muy complicado?, también. Cada día salgo a entrenarme, mejor dicho, voy a trabajar, para ser el mejor y poder lograr un objetivo de este calibre, y esta ilusión no me la quita nadie.

¡Un tío de Astudillo tuteando a los grandes dominadores del 400! ¿Tu secreto no serán los productos procedentes de la matanza del cerdo y los mantecados de los hermanos Pérez?

Esos dulces están cojonudos… Cuando me pongo el mono de trabajo tengo que hacer algunos esfuerzos culinarios; nada de dulces y comidas copiosas e intensas para dar paso a una dieta equilibrada. Algún dulce siempre cae, sobre todo después de un gran entrenamiento. Los dulces de Astudillo son como una barrita energética.

¿En cuánto tienes que correr para estar en la final olímpica?

Creo que puedo estar en la final si me muevo en mi mejor marca (44.73). Cada eliminatoria será una final. Tendré que llegar en plenitud de forma y no cometer ningún fallo. Las carreras perfectas salen solas, no se programan como tal.

¿Cuántas veces te han dicho que te has pasado de la raya?

Muchas más de las que me hubiese gustado oírlo… pero dependiendo de la persona y de la situación me hace gracia o me enfada. En Birmingham 2018 me pasé de la raya y me costó un oro.

¡Mójate! ¿Con qué te conformas? O mejor, ¿a qué aspiras?

Siendo conformista me quedo con mejorar mi marca de la temporada y acceder a las semifinales. Estaría bien, pero el sueño sería batir el récord de España y acceder a la final. ¡Ambición!

Allyson Felix, a sus 35 años y con seis oros olímpicos, ha conseguido su mejor registro (50.88). Estará en Tokio. ¿Tenemos Husillos para rato?

¡Ojalá! Mi idea es mejorar hasta que el cuerpo aguante. El año que viene tenemos dos Mundiales y un Europeo. Me veo en París, pero ahora déjame disfrutar de los de Tokio.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class