Actualidad

Una reunión y dos agendas: estos son los temas que se abordarán en la mesa de diálogo

Ambas partes pactarán este miércoles cómo continuar las reuniones. Con Quim Torra se había acordado que las delegaciones se reuniesen mensualmente

El Gobierno de España y La Generalitat de Cataluña llegan a la mesa de diálogo con agendas distintas. Pero con el convencimiento (y la necesidad) de Pedro Sánchez y Pere Aragonès de que este órgano que discurre al margen de los cauces institucionales ordinarios no puede fracasar. A partir de ahí la distancia todavía es grande. Pero de mañana se espera un refuerzo del vínculo entre el Gobierno y no todo el Govern sino al menos la parte que representa ERC. Se abordarán muchos temas, pero para ambas partes lo fundamental es que se celebre la reunión y que se pacte su continuidad.

-Escenificación

El equipo de Pere Aragonès contemplaba este mediodía que la reunión entre el presidente catalán y

Pedro Sánchez de mañana miércoles se prolongase por espacio de una hora, y la posterior ya con los consejeros y los ministros, la mesa de diálogo como tal, durase otras tres horas. Las previsiones en Palau anticipan pues una reunión con contenidos, nada que ver con el encuentro ‘breve’, de trámite, que el ministro Miquel Iceta pronostica si la parte catalana insiste y se limita a hablar de amnistía y autodeterminación.

Se espera que los presidentes realicen algún tipo de declaración tras su encuentro privado. Y ya al final de la tarde, tras la mesa, se comunicarán los acuerdos alanzados. Pero mañana no se espera nada más allá que pactar la metodología de cómo continuar este foro. En sucesivas reuniones ya no tendrán que estar siempre los presidentes. Tras el encuentro de febrero de 2020 se pactó una reunión mensualmente. Y se constituía una delegación de cada parte. Por parte del Gobierno de España será Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, la persona que coordinará los trabajos.

-Los puntos irrenunciables por parte del Govern

La agenda de la reunión de esta tarde no se ha hecho pública, sí la voluntad irrenunciable de la parte de los representantes de la Generalitat de poner sobre la mesa precisamente esos puntos. Existe temor por parte de ERC, temor fundado dada la presión de Junts y el independentismo más irredento, a que el Gobierno trate de convertir la mesa de diálogo en una mera prolongación de la comisión bilateral que se retomó el dos de agosto, y de ahí, por ejemplo, el veto a que en el foro de mañana se aborde la polémica por el bloqueo de la inversión en El Prat.

-Mesa de diálogo, o negociación

Por parte catalana, y tal y como se reconoce en el pacto de investidura entre ERC y el PSOE en la que se plasma, la mesa de diálogo se crea para abordar soluciones a un conflicto que de naturaleza ‘política’. Todo lo que sea rebajar con cuestiones técnicas este contenido político se ve en ERC como un intento de desnaturalizar la misma. El concepto ‘mesa de diálogo’ ha hecho fortuna, aunque desde ERC se haya tratado de reabautizarla como ‘mesa de negociación’.

Sentarse ya es una victoria

Por parte de la Generalitat, del mismo modo que se asume que hay puntos irrenunciables, también se asume de manera pragmática que difícilmente van a verse satisfechos. Para la Generalitat, ahora solo representada por miembros de ERC, la mesa en sí ya es una victoria, la primera vez, celebran, que el Gobierno acepta negociar una salida al conflicto en Cataluña. La pretensión en ERC es plantear un diálogo a largo plazo, una forma en realidad de seguir mareando la perdiz, de reconocen que sus demandas son tan irrenunciables como quiméricas. De lo que se trata es durar.

Sánchez mantiene su propuesta

El Gobierno lo apuesta todo a la denominada «Agenda del Reencuentro». Se trata de un documento que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trasladó a Quim Torra el 6 de febrero de 2020 en la reunión que ambos mantuvieron en Barcelona. Fuentes del Gobierno reivindican a día de hoy ese texto como su propuesta para Cataluña. Se trata en un documento de 44 puntos elaborado por La Moncloa que recoge 44 de los 45 puntos que los expresidentes Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra hicieron llegar a Mariano Rajoy y al propio Pedro Sánchez. El Gobierno asevera que de esas 45 demandas la única inasumible es el referéndum de autodeterminación y, por tanto, no la incluye en su documento. Pero se comprometía y sigue haciéndolo a abordar el resto. Estos son algunos de los puntos más destacados:

1) DIÁLOGO POLÍTICO Y REGENERACIÓN INSTITUCIONAL

-Abrir vías de negociación y diálogo sobre el futuro de Cataluña.

«El Gobierno de España y el de la Generalitat de Cataluña comenzarán el diálogo político en el mes de febrero en la reunión constitutiva de la Mesa de diálogo, negociación y acuerdo que tiene como objetivo buscar soluciones políticas que reflejen los intereses de una amplia mayoría de catalanes».

– Impulso a la regeneración democrática.

El Gobierno reivindica que su proyecto «incluye medidas relativas a la regeneración institucional como la supresión de los aforamientos para cargos políticos, un Plan Nacional contra la Corrupción y la renovación de los órganos constitucionales y organismos independientes». Pero por el momento no han cristalizado ninguna de estas medidas.

-Compromiso con la memoria democrática.

«El Gobierno de España tiene un firme compromiso con la memoria democrática, que actualmente tiene el rango de vicepresidencia. Los restos del dictador ya no reposan en un mausoleo del Estado. Existe el compromiso de exhumar a los represaliados que descansan en fosas comunes, de homenajear a las víctimas de la dictadura y de anular las condenas y sanciones a las mismas, como la del expresidente de la Generalitat, Lluís Companys».

2) FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

-Reforma del Sistema de Financiación Autonómica.

«El objetivo es implantar un sistema que cuente con la participación de los territorios, y que permita garantizar la lealtad y solidaridad entre territorios y la igualdad de todos los españoles, a la vez que asegurar la justa distribución de los recursos públicos y la capacidad de las CCAA para proveer los servicios y prestaciones sociales que son de su competencia».

-Cumplimiento de los compromisos de inversión.

En este punto el Gobierno plasmaba el compromiso de que el proyecto de Presupuestos de 2020 «cumpla con las disposiciones contenidas en el Estatuto de Autonomía sobre inversión de la Administración General del Estado». El Ejecutivo contempla mantener ese compromiso de forma estructural.

-Autonomía financiera y tributaria de Cataluña.

El Gobierno se compromete a estudiar «los planteamientos tributarios de la Generalitat en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de cara a la elaboración del nuevo Sistema de Financiación Autonómica».

3) MEJORA DE LA COOPERACIÓN

-Impulso a la Comisión Bilateral Generalitat-Estado y demandas de traspasos y desarrollos estatutarios

Así se redactaba este compromiso en el documento en febrero de 2020: «Existe una total disponibilidad para el diálogo. A la espera de concreciones sobre demandas de traspasos, se considera que puede haber avances a corto plazo en materia de becas, compensaciones por nuevas plazas judiciales y reclamaciones administrativas». Esto sucedía unas semanas antes del confinamiento causado por la pandemia. A finales de julio, tras el cambio de Gobierno, ya hubo una reunión de este órgano.

-Coordinación en materia de acción exterior.

Aquí el Gobierno mostraba su voluntad de acordar, pero ponía reparos tras los precedentes de cómo utilizó la Generalitat sus competencias en materia exterior. «SÍ, con matices», decía el Gobierno sobre esta materia: «Las delegaciones de la Generalitat en el exterior deben ajustarse a los principios contenidos en la Ley de Acción y Servicio Exterior del Estado».

-IVA deducible de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

El Gobierno no está convencido de esta cuestión, pero no cierra la puerta: «Abierto a la negociación. Puede formar parte del debate en el marco de la Comisión Bilateral Generalitat – Estado«.

-Múltiplex de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

«Abierto a la negociación. Puede formar parte del debate en el marco de la Comisión Bilateral Generalitat – Estado»

-Apoyo a los Juegos Olímpicos de Invierno 2030.

Por aquel entonces el Gobierno era ambiguo: «Abierto a estudio. Debe ser una iniciativa bajo el liderazgo del Comité Olímpico Español con la incorporación de otras comunidades autónomas». Pero esa cuestión ya está resuelta y recientemente el Gobierno ha plasmado su apoyo.

4) POLÍTICA SOCIAL Y APOYO A LOS SERVICIOS PÚBLICOS

-Ley de Educación.

El Gobierno ya ha cumplido: «La nueva Ley de Educación contendrá la normativa que afecta al modelo de escuela catalana».

-Gestión autonómica del 0,7% del IRPF para fines sociales.

«Abierto a la negociación. Puede ser abordada en la Comisión Bilateral Generalitat-Estado».

-Financiación de los Mossos d’Esquadra

En septiembre de 2018 ya se acordó el pago de la compensación por el incremento de la plantilla de los Mossos d´Esquadra. El Gobierno se ha comprometido a mantener esta compensación en los Presupuestos hasta 2022.

5) IMPULSO A LAS INFRAESTRUCTURAS

-Mejora de la inversión en materia ferroviaria.

El Gobierno de España no tiene ningún problema con este punto.

-Apoyo a la actividad aeroportuaria.

Se llega a la cita con el reciente conflicto de El Prat que ha imposibilitado que se cierre el acuerdo. Este era un punto que el Gobierno identificaba como factible: «Se tiene previsto invertir en el aeropuerto de El Prat (más de 1.500 millones de euros en los próximos años), en la nueva Ciudad Aeroportuaria y actualizar los planes directores de los aeropuertos catalanes».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class