Actualidad

Un error del SEPE obliga a los artistas a devolver las ayudas: «Nos empujan a trabajar en negro»

Desde el organismo público se informó a los creadores de que podían ejercer su profesión a tiempo parcial mientras disfrutaban de sus prestaciones; ahora están recibiendo cartas reclamándoles miles de euros que no pueden pagar

Alerta Roja, el colectivo creado en la pandemia para proteger la situación laboral de los artistas, ha denunciado que varios trabajadores del sector están recibiendo una carta del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que les pide la devolución de la prestación extraordinaria por desempleo que estaban recibiendo por compatibilizarla con un empleo a tiempo parcial, algo que se suponía que sí estaba permitido.

Según explica Ana Alonso, integrante de Alerta Roja, el embrollo se originó por un error de funcionarios de este organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, que aseguraron a los artistas que estaba permitido compatibilizar la prestación extraordinaria por desempleo con trabajos a tiempo parcial, cuando no era así.

Esta plataforma, formada por más de 200 asociaciones, sindicatos y profesionales del sector de los espectáculos y los eventos, asegura que han recibido la misiva al menos una veintena de personas, aunque prevé que «sean cientos». Una de ellas es Marta ‘Martadonna’, una profesora de baile a la que el SEPE comunicó que podía compatibilizar su prestación extraordinaria con un contrato de tiempo parcial en una escuela. Después de varios meses, le llegó una carta que decía que tenía que devolver los 3.000 euros recibidos por haber estado trabajando mientras se beneficiaba de la ayuda.

«Al principio me vi sola ante este problemón. Pero empecé a ver que le pasaba a más gente y me puse en contacto con Alerta Roja. También con una abogada, pero luchar contra el SEPE es como darte cabezazos contra la pared. Mandé cartas de alegación y documentos demostrando que se me había informado mal, pero todo les da igual. Ahora estoy sin cobrar el paro, sin trabajo, y no puedo pagar 3.000 euros de repente. Estoy pidiendo un fraccionamiento, manteniendo la esperanza de que esto se resuelva porque los culpables no somos los trabajadores. Esto es muy desesperante, porque yo intenté hacer las cosas bien».

En las cartas que el SEPE está enviando reclamando la devolución del dinero, se señala el artículo 282.1 del Real Decreto Legislativo 8/2015, del 30 de octubre, que establece la incompatibilidad de la percepción de las prestaciones por desempleo con la realización de trabajo por cuenta ajena, excepto cuando este se realice a tiempo parcial, en cuyo caso se deducirá del importe de la prestación o subsidio la parte proporcional al tiempo trabajado.

Hubo otra carta enviada el pasado 27 de junio en la que el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, lamentaba que «se hayan podido producir informaciones incorrectas en supuestos puntuales», y reconoce de forma implícita quiénes son los causantes del error. «La complejidad normativa, unida al incremento exponencial de las cargas de trabajo experimentado por el SEPE, sin constituir excusa, han hecho especialmente difícil la labor de los gestores de esta Entidad Gestora».

La única salida, trabajar en negro

«Nos están empujando a trabajar en negro, o directamente a no trabajar. Con la prestación no da para vivir, y si podemos trabajar de manera legal y cobrar un dinero extra es una pequeña ayuda», dice el presidente de la Asociación de Músicos y Profesionales del Espectáculo de Galicia (AMPROEGA), Diego Grande, que está a la espera de ser recibido por el Ministerio de Cultura y el de Trabajo para deshacer este entuerto. «Desde la propia oficina del SEPE informaron que sí se podía compatibilizar y su respuesta ahora es que desde que empezó la pandemia se han aprobado trece reales decretos y que los funcionarios no pueden estar al tanto de todo. Hay pruebas flagrantes de que el error es del SEPE, como cartas enviadas por ellos en las que lo admiten. Por eso tenemos esperanzas de que esto se resuelva de manera rápida y sin mucho ruido».

En este contexto, Grande asegura que hay casos muy sangrantes, como el de una trabajadora a la que se comunicó que podía compatibilizar su prestación extraordinaria con un contrato de ocho horas semanales en una escuela de música, y ahora se le pide la friolera de 5.000 euros. El propio Grande también está viviendo en sus carnes este drama, ya que tanto él como su pareja trabajan en el sector y ahora están «malviviendo» de las ayudas, ella con un ERTE y él cobrando quinientos euros. «Así no podemos mantener a la familia. Tenemos dos hijos, un alquiler, letras que pagar… Esto suena a estafa», asegura.

Esta situación kafkiana se produce en un contexto de caos generalizado con el tema de estas ayudas, ya que tal como informa el actor Álvaro Blázquez, se han detectado más anomalías. «El senador Miguel Lorenzó pidió al Gobierno el número de artistas a los que había llegado la prestación, que resultó ser de 2.881 personas. A muchos artistas se les concedió durante cuatro meses, y cuando llegó el momento de pedir la prórroga, el SEPE los contabilizó como solicitudes nuevas, con lo cual hay ciertos números que están duplicados».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class