Actualidad

Rebelión autonómica: cinco presidentes exigen reunirse también con Sánchez

Las comunidades reclaman el mismo trato que recibe Cataluña del presidente del Gobierno

La reunión entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el catalán es la nueva farsa en la que los independentistas siguen discutiendo quién les representarán, mientras el presidente, Pedro Sánchez, se pliega a sus exigencias. El agravio con otras Comunidades Autónomas es mayúsculo y prueba de ello es que hasta cinco presidentes autonómicos alzaron ayer la voz y reclamaron el mismo trato de bilateralidad que con la Generalitat.

El primero que se revolvió fue el presidente andaluz, Juanma Moreno, que en una entrevista en Onda Cero, aseguró que él pedirá que se active lo que viene recogida en el Estatuto de Autonomía andaluz –comisión bilateral– y con los mismos representantes. No obstante, no fue la primera vez que el presidente andaluz la pide. En su reunión en la Moncloa con Pedro Sánchez –que se celebró el pasado mes de junio– el popular ya le reclamó a Sánchez una mesa bilateral para abordar los problemas de Andalucía. «Si en Cataluña se sientan seis ministros y el presidente, en Andalucía se tiene que sentar Sánchez y seis ministros», subrayó. Moreno hizo hincapié en que no se puede tolerar un encuentro bilateral «donde se negocien privilegios para un territorio de España en detrimento de otros».

A renglón seguido, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, también elevó el tono y reclamó el mismo trato que Cataluña. Ninguneados con la financiación autonómica y sin margen para actuar en la crisis del Mar de Menor, Lopez Miras exigió a Sánchez que ponga en marcha una mesa bilateral entre el Estado y su comunidad para abordar estos problemas. «No den más vueltas», «den más largas», no mareen «más la perdiz» y «no pasarnos más la pelota unos a otros». En su opinión, esta reunión entre ambas administraciones abordaría problemas y cuestiones de estado «más urgentes» que los que tratarán durante la jornada de hoy el Gobierno central y la Generalitat, al tiempo que mostró su incomprensión sobre por qué el ejecutivo está «en manos de independentistas».

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, siguiendo la estela de Moreno y López Miras, criticó la celebración de la mesa de diálogo, que describió como «inaceptable». Recordó, además, que solicitó por escrito un encuentro con Sánchez para abordar cuestiones «importantes» para Castilla y León a la que aún no ha tenido respuesta. En su opinión, «lo que interesa a España se debe negociar en conjunto. Es inaceptable la mesa bilateral para asuntos que afectan a todos los españoles», sin tener en cuenta al resto de comunidades autónomas.

Asimismo, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se refirió a la reunión de mañana, augurando que va a ser «más de lo mismo», en el sentido de que los independentistas seguirán reclamando un referéndum ilegal y una amnistía imposible. Añadió que le parece «bien» esos contactos aunque cuestionó si «a este nivel está justificado». De hecho, confesó que a él también le gustaría que «Cantabria algún día tuviese una cumbre para hablar de las cosas de comer con tanto ministro y con el presidente del Gobierno».

Por último, el presidente vasco, Íñigo Urkullu, que arrancará oficialmente el curso político mañana en el Pleno de Política, defenderá de manera nítida la puesta en marcha de un nuevo Estatuto en torno al proyecto de autogobierno que tendrá como uno de sus objetivos caminar hacia una «bilateralidad con el Estado».

A la espera de le reunión de hoy en Cataluña, el melón está abierto y, todo apunta, a que la tensión entre las comunidades y el Gobierno seguirá en aumento en las próximos meses.

El agravio: Aragonés no fue a la Conferencia de Presidentes

La ofensa al resto de territorios es todavía mayor si se tiene en cuenta que el presidente catalán, Pere Aragonés, fue el único que no asistió a la última conferencia de presidentes autonómicos que se celebró el pasado mes de julio en Salamanca. Ya entonces, la gran mayoría de líderes autonómicos criticaron su ausencia a este foro multilateral y el trato a favor a Cataluña al celebrar una mesa bilateral. Con su ausencia se puso en duda el «diálogo y normalidad institucional» que Sánchez pregonó que se ponía en marcha con la concesión de los indultos a los presos condenados por el Procés. Su antecesor directo, Quim Torra, ya se ausentó en julio del año pasado de la conferencia de presidentes celebrada entonces en La Rioja, aunque en el caso de Torra sí participó en las numerosas reuniones telemáticas celebradas en el contexto de la pandemia del coronavirus.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class