Actualidad

Los catalanes sobornaron para que se contase que Shakespeare y Cervantes fueron catalanes

«The Guardian» informa sobre cómo el Insitut de Nova Història considera también a Leonardo Da Vinci y Calderon de la Barca como catalanes despojados de sus raíces y sus orígenes, previo pago de casi 4 millones de euros a las empresas de Albert Codinas, cofundador del INH, tal como contó ABC

El Govern pagó tres millones de euros (2,6 millones de libras) en subsidios a un instituto que asegura que William Shakespeare, Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes eran catalanes, según informa «The Guardian», que, en realidad, se hace eco de una información ya contada en ABC en donde se informaba acerca del recelo que despertaba la financiación del Instituto de Nova Història.

Este medio británico cuenta que las cifras fueron reveladas en una respuesta parlamentaria del 21 de octubre dada por Pere Aragonès, el vicepresidente catalán, sobre las adjudicaciones de contratos al cuestionado Institut Nova Història (INH) y sus empresas afines, que andarían por esas cifras. Núria Llorach, presidenta del organismo que TV3 en el extranjero, la emisora pública catalana, también reveló que había pagado 184.000 euros por los derechos para proyectar seis documentales de INH.

Y es que todo viene de el pasado mes de agosto, después de que PSC y Cs registrasen en el Parlament una batería de preguntas para aclarar si la entidad gozaba de algún tipo de apoyo institucional. El fundador del INH, Jordi Bilbeny, se apresuró a aclarar que el instituto sobrevivía con 1.500 euros al mes. Dinero con el que, dijo entonces, se paga su sueldo y el del encargado de la web y las correcciones. Dinero que, añadió, aportan en gran parte los 200 afiliados con los que cuenta la entidad. Sin ir más lejos, el actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, desveló que llevaba cinco años contribuyendo con 200 euros al mes a las arcas del Institut de Nova Història.

Otra cosa son los 184.280 euros que la Corporación Catalana de Medios de Comunicación, a través de Tv3, ha gastado en producir o emitir documentales como «Desmuntant Leonardo», que avalan las tesis del INH y dan por bueno su revisionismo histórico, cifra mencionada antes en el segundo párrafo. En este apartado entrarían también los cerca de 6.000 euros que inyecta cada año el Ayuntamiento de Montblanc, gobernado por ERC, para que el INH celebre en la localidad tarraconense su llamada Universidad de Verano.

También el municipio Arenys de Munt (ERC) contribuye cada año con entre 800 y 1.000 euros anuales para que se celebre el llamado «Simposio sobre la historia censurada de Cataluña». Lo más llamativo, sin embargo, siguen siendo esos 1,9 millones de euros que el Departamento de Trabajo de la Generalitat adjudicó a Jan BCS y Tasca Serveis d’Animacio, empresas que comparten domicilio social con el INH y vinculadas las dos a Albert Codinas, fundador junto con Bilbeny del polémico instituto. Asimismo, Codinas se habría embolsado casi 4 millones de euros más en dos años a través de otras empresas que gestionaba.

Shakespeare, Da Vinci, Cervantes… catalanes

Estos programas, según informa este rotativo, incluían afirmaciones como que España tapó el papel que jugaron los catalanes en el descubrimiento de América, que Miguel de Cervantes, autor de «Don Quijote», escribió en catalán y que su verdadera identidad se disfrazó con la Inquisición española, y que Leonardo da Vinci era catalán.

O cuando contamos en ABC que lo de Calderón de la Barca, de hecho, no era más que una máscara según el INH. Al parecer, un pseudónimo tras el que se escondía Felip Ramon Calders, un destacado miembro de la nobleza (catalana, por supuesto) que se las habría ingeniado para idear obras como «La vida es sueño» mientras bregaba con sus obligaciones como gobernador de Cataluña durante la Guerra dels Segadors. Es más: el de Calderón fue el nombre que se inventó sobre la marcha de camino a Madrid huyendo de sus «crímenes de guerra» contra la población catalana.

El documental de Cervantes afirma, a su vez, que el gigante de la literatura española era en realidad Joan Miquel Sirvent, un catalán de Alicante en el sureste de España, que no estaba cerca de La Mancha de Don Quijote, y que Cervantes y Shakespeare eran la misma persona. El explorador Francisco Pizarro también sería catalán como Santa Teresa de Ávila.

De hecho, hasta Gabriel Rufián, en agosto del año pasado, se puso al independentismo más cerril en contra cuando criticó las ayudas que la Generalitat de Cataluña aportaba a este polémico Instituto Nueva Historia, ente famoso por estas dudosas investigaciones defendiendo la catalanidad de personajes como Cristóbal Colón, Hernán Cortés, o Leonardo da Vinci.

«Ninguna pseudociencia ni ninguna pseudohistoria debería ser financiada con dinero público. Ni el tierraplanismo ni el antivacunismo ni el Institut de Nova Història. Ya vale de dar excusas a quienes nos quieren pequeños, ridículos, enfadados y perdiendo», dijo en Twitter.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class