Actualidad

España ya sufre la quinta ola con la Atención Primaria colapsada

Cantabria y Navarra han vuelto a imponer restricciones a la hostelería y al ocio nocturno

El a umento de los contagios y de la incidencia acumulada durante los últimos días lleva a visualizar el inicio de la quinta ola de Covid-19 en España. Así lo consideran los expertos que, no obstante, matizan en que previsiblemente no será de la misma magnitud que las vividas anteriormente en nuestro país, pues esta vez son los más jóvenes los que se contagian y afortunadamente el virus no se ceba tanto con ellos como lo hace con los más mayores, que en su mayoría ya están vacunados. Los estragos en esta ocasión, a la espera de ver cómo afecta al sistema hospitalario, los sufrirá la Atención Primaria, que ya empieza a verse colapsada ante el avance del coronavirus.

«Está claro que estamos ante una nueva ola que está impactando de manera dramática en la Atención Primaria. Estábamos más tranquilos y ahora volvemos a estar muy intranquilos», lamenta el doctor Vicente Martín, vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

La transmisión del virus, explica el doctor Martín, está siendo «rapidísima» en esta quinta ola, y al tratarse sobre todo de gente joven que en su mayoría vive con sus padres, los contactos estrechos que rastrear y alos que programar y realizar pruebas PCR o de antígenos se multiplican. Además, aunque la mayoría de los positivos son asintomáticos o con sintomatología leve, dice, aún es pronto para ver si finalmente también tendrá cierto impacto en los hospitales. En opinión del doctor Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), si el número de jóvenes contagiados sigue subiendo, algunos tendrán que ser ingresados en los hospitales e incluso en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Y a mayor número de ingresados, lamenta, mayor probabilidad de que alguno muera, aunque las cifras de fallecimientos diarios que se han visto durante estos meses atrás no volverán, pues buena parte de la población más vulnerable está ya inmunizada.

Lo que más preocupa ahora mismo, señala este experto, es que el virus pueda llegar hasta padres o abuelos que aún no han recibido las dos dosis de la vacuna y, por tanto, no hayan desarrollado todavía una inmunidad completa. «Es importantísimo que se pueda aplicar ya la segunda dosis de la vacuna a esas personas mayores de 60 años que solo tienen la primera. Es urgente», reclama Caylà.

Predominio de Delta

El impacto de esta quinta ola, afirma el epidemiólogo, no se reflejará en los hospitales como sí ha ocurrido con las anteriores. «Es casi imposible», remarca. Pero coincide con el doctor Martín en que será -ya ha empezado a serlo- la Atención Primaria la que sufrirá las peores consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta la cada vez mayor presencia de la variante Delta, más transmisible que las detectadas hasta la fecha. «Ahora, la gran saturación se da en la Atención Primaria porque empieza a haber un predominio de esta variante y llegan cantidad de jóvenes infectados que consultan sus síntomas, informan sobre sus contactos…etc.», explica. A eso, incide, hay que sumar el cansancio acumulado que los profesionales sanitarios llevan soportando desde hace más de un año.

Coincide María José Campillo, médico de Familia y responsable de finanzas de la Confederación Estatal Sindicatos Médicos (CESM), en que no se repetirá la saturación vivida en los hospitales españoles, lo que no quiere decir que el número de casos continúe creciendo, como está ocurriendo en Reino Unido. «El contagio ahora entre jóvenes es muy alto y que no haya colapso hospitalario no quiere decir que el número de casos llegue a ser muy importante y haya que establecer algún tipo de restricciones», expone.

La saturación, reitera Campillo, la vive ahora la Atención Primaria, que en muchos lugares asume también las tareas de vacunar a la población, así como las consultas a pacientes sobre todo lo relacionado con el fármaco contra el Covid-19. Ahora, debe sumar a sus tareas el control de todos los casos positivos y sus contactos. «Ya empieza a dar signos de colapso y desgaste», lamenta, al tiempo que recuerda que es la Atención Primaria la que desde el inicio de la pandemia se ha encargado de atender la mayoría de los casos.

Nuevas restricciones

Ante el aumento de brotes relacionados con el ocio, Cantabria y Navarra han sido las primeras regiones en volver a limitarlo, pero se espera que le sigan otras cuantas comunidades más. Según los datos recopilados por el Ministerio de Sanidad, esta última semana se han triplicado respecto a la anterior los brotes relacionados con el ocio. Estos superaron en apenas 7 días los 3.200 casos, la mayoría relacionados con viajes a otras comunidades, reuniones de amigos e interacciones en locales.

De momento, Cantabria ya ha cerrado desde el pasado sábado la vida nocturna de 16 ciudades, incluida su capital, Santander. Se trata de municipios que registran un nivel de riesgo medio por Covid-19 y la medida se mantendrá durante 14 días naturales, pudiendo prorrogarse en función de la valoración epidemiológica.

Navarra, por su parte, anunció ayer que, una semana después de proclamar las nuevas medidas para el ocio nocturno y la hostelería, se impondrán restricciones de nuevo. Así, la restauración volverá a cerrar a la 1.00 de la noche, y también harán lo mismo a esa hora los locales de ocio nocturno y las discotecas. En vísperas del 6 de julio, inicio de lo que hubieran sido los Sanfermines, suspendidos por segundo año consecutivo, la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, afirmó ayer que «es previsible a partir de mañana más interacción social», por lo que hizo un llamamiento al uso de las mascarillas y al «sentido común». El brote de Covid-19 entre jóvenes navarros que viajaron a Salou (Tarragona) acumula ya más de 700 positivos tras realizarse más de un millar de pruebas.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class