Actualidad

El juez deja libre de sospecha a Rajoy: no se puede sostener que hablara con Villarejo

Lanza duros reproches a la Fiscalía por querer alargar la causa y conectarla con Gürtel

«Ninguna diligencia que se ha practicado hasta el momento permite sostener que el señor Villarejo tuviera comunicación directa con ningún presidente o primer ministro». Con esta contundencia se expresa el juez Manuel García Castellón en el auto en el que da por finalizada la investigación de la operación Kitchen y pone en la antesala del juicio al exministro del Interior y a otras diez personas, ocho de ellas cargos policiales. A su juicio, no hay indicios que apunten a que el operativo que montó Fernández Díaz en el Ministerio del Interior trascendiera de puertas para fuera.

El magistrado responde así a la petición de la Fiscalía de que se investiguen los números de teléfono que después de tres años de investigación hace apenas unas semanas aportó el comisario Villarejo para «demostrar» que se comunicaba directamente con el entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

«Desde la experiencia de más de cuarenta años de ejercicio profesional de este instructor, no resulta desconocido que un investigado que acapara una enorme atención mediática, trate de buscar conexiones con toda clase de personajes, hechos históricos o acontecimientos, en un afán desmedido por ganar notoriedad y repercusión, pero el derecho procesal y la seriedad del juicio penal están por encima de este tipo de frivolidades», señala García Castellón.

«No aporta nada»

A su juicio, que el teléfono al que Villarejo alude hubiera sido titularidad de un partido político «no aporta nada relevante, pues no es difícil acceder a un dato de esta clase por fuentes abiertas, ni mucho menos para quien se dedicaba profesionalmente a una actividad como la que desempeñaba el señor Villarejo», experto en espionaje.

Dice el juez que el Ministerio Público está en su derecho de solicitar más diligencias «en el caso de que se facilite algún número vinculado con cualquier otra institución, organismo, club, comunidad, grupo, conjunto o sociedad, buscando partícipes y cómplices allí donde le apunte el investigado Sr. Villarejo». Pero lo que le resulta «más preocupante» es que «se pretenda dar importancia a esta clase de cuestiones tres años después de empezar el procedimiento» y con el secreto de la causa ya alzado. «Es precisamente en estos casos cuando más necesaria se hace la valoración sosegada del magistrado, que no atiende a ningún interés de parte, sino que, desde un juicio ponderado de pertinencia, utilidad y necesidad, depura el procedimiento, separando lo relevante, de aquello que ni aporta ni añade».

No es el único rejonazo del magistrado a la Fiscalía en el auto notificado ayer, pues acusa al Ministerio Público -al frente del que está Dolores Delgado- de pretender mantener viva la causa solicitando diligencias estériles. «En relación con las diligencias interesadas por el fiscal (…) deben ser desestimadas por innecesarias, inútiles, y en algún caso, además impertinentes y ausentes de toda fundamentación, más allá de una hipotética voluntad de prolongación de la pieza, que en cualquier caso resultaría incompatible con los principios procesales que deben regir la instrucción en el proceso penal».

Cosidó se libra

Respecto a la argumentación de la Fiscalía para que el juez impute al exdirector general de la Policía Ignacio Cosidó -«la posible implicación de responsables políticos y gubernamentales en la ideación, puesta en marcha, desarrollo y control de esta ilícita operación policial»-, el juez dice que «llama la atención la generalidad de los términos en que se formula la petición, sin referencia a dato, indicio, expresión o afirmación concreta alguna que permita sostener la imputación».

«Contrariamente a lo que parece sostenerse por el fiscal que interesa llamar como investigado a Cosidó para esclarecer si tuvo algún tipo de participación, este magistrado entiende que el juicio de inferencia debe ser justo el inverso: primero se obtiene el indicio que incrimina al sujeto, y posteriormente se le llama» a declarar.

Lo mismo sucede con la insistencia de la Fiscalía en imputar a Cospedal y a su marido vinculando sus reuniones con Villarejo por el caso Gürtel. «No tiene sustento en ningún indicio del procedimiento afirmar que las reuniones de María Dolores de Cospedal con el señor Villarejo fueron motivadas por el interés de esta en que aquel le trasladara información acerca de la implicación, investigación o inmediata detención de encausados» de esa trama.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class