Actualidad

El escudo económico de Tokio para que los Juegos Olímpicos le ganen el oro al Covid

El COI tiene seguros que cubren hasta terrorismo, pero el coste de una anulación puede ser «inasumible»

Los Juegos Olímpicos en la antigüedad eran sinónimo de tregua y de paz, en los tiempos modernos solo dos circunstancias han forzado su anulación o retraso: las dos guerras mundiales y el Covid. Pero el acontecimiento deportivo por excelencia se ha visto las caras con otra de las grande amenazas de esta época: el terrorismo. Fue en Múnich 1972. Ante estos riesgos, el Comité Olímpico Internacional (COI) se ha venido armando, en las últimas ediciones, con su particular escudo: los seguros, con el que se ha intentado cubrir al máximo todos los riesgos, desde una cancelación a todo tipo de circunstancias en los juegos más inciertos, y también, más caros de la historia. Todo con la intención de que ‘Tokio 2020’ le gane la medalla de oro al Covid. ¿La respuesta? En estos días.

El gran reto para Tokio reside también en sacar rendimiento a unos Juegos que han supuesto un gran desembolso para las arcas de la ciudad. El coste final se ha disparado por encima de los 13.000 millones de euros, un 22% más que lo presupuestado inicialmente a causa del retraso al que obligó la pandemia. La falta de espectadores en las gradas del estadio olímpico también dificultarán el retorno económico. De un estudio publicado en junio por Nomura Research se extrae que no tener público supondrá unas pérdidas adicionales de 146.800 millones de yenes (es decir, unos 1.129 millones de euros) para la economía del país nipón.

Ante este escenario de incertidumbre, los seguros son clave para establecer un blindaje frente a circunstancias de todo tipo. «La gestión de riesgos es una parte esencial del trabajo del COI porque reduce la probabilidad de que eventos inesperados afecten negativamente la capacidad de la organización para lograr sus objetivos», aseguran fuentes del Comité Olímpico Internacional, que rehúsan, no obstante, desvelar si están asegurados frente al Covid o no por motivos de «confidencialidad».

Desde el COI sí confirman que cuentan con un seguro de cancelación en caso de abandono del evento. «Esta política ha estado en vigor desde los Juegos de la XXVIII Olimpiada de Atenas», explica el mismo portavoz. El plan de riesgo es, por tanto, un básico en cualquier evento deportivo, y más en uno de estas magnitudes. Gonzalo Guzmán, director comercial de Riesgos Financieros y Specialties en Marsh España, explica que el mapa de riesgos y el plan de contingencia son claves para evitar imprevistos de última hora. «Se establecen una serie de procedimientos o protocolos para reaccionar rápidamente en caso de siniestro importante y para dar una repuesta de evacuación o emergencia rápida o cualquier crisis que acontezca, incluido un ciberataque», detalla Guzmán. «Dada la situación actual, me sorprendería mucho que una aseguradora cubra cualquier perjuicio económico contra el Covid, pero lo desconozco», aclara Guzmán, quien relata que ahora mismo es muy difícil encontrar una compañía aseguradora en España que cubra una cancelación por Covid de cualquier espectáculo.

4.000 millones de euros si se cancela

Al respecto el director del MBA in Sports Management y profesor de Gestión Deportiva en la Universidad Europea Pablo Burillo, está convencido de que este tipo de acuerdos se firmaron antes de la pandemia» y recuerda el precedente del virus Zica en los Juegos Olímpicos celebrados de Río en 2016. En este sentido, recuerda que el COI firma unos seguros «para intentar mitigar las pérdidas» no solo por el Covid sino para tener cubiertos boicots, terremotos, actos terroristas, etc.

Desde Rastreator ponen cifras al coste que supondría una cancelación total de los Juegos de Tokio. La cantidad teórica a cubrir en caso de cancelación, según expertos del sector asegurador, sería superior a los 4.000 millones de euros y correspondería a los derechos de televisión, los patrocinadores y la venta de entradas. «Ese dinero sirve luego para la financiación de los Comités Olímpicos nacionales, las Federaciones Internacionales de los deportes olímpicos y el propio COI», puntualiza Víctor López, responsable de aseguradoras de Rastreator. «No poder celebrar los Juegos Olímpicos conllevaría importantísimas y devastadoras pérdidas económicas y, por ello, el propio COI se aseguró previamente para que en caso de cancelación estuviesen cubiertos», advierte López. En este sentido, el COI informó de la creación de un fondo de reserva «para ayudar en caso de imprevistos», sentencia.

«Mejor posponer que anular»

Burillo (Universidad Europea) lo tiene claro: «Siempre es mejor posponer que cancelar», apunta. Este experto recuerda que el año pasado el único evento importante cancelado fue Wimbledon: «Solo se cobró la parte del seguro», recuerda. Sobre Tokio estima que, sobre unas expectativas de «unos 5.000 millones de euros», un seguro solo asumiría «un 30%, entre 1.000 y 1.500 millones». En este sentido, recuerda que «las aseguradoras también tienen sus riesgos» y pueden encontrarse con costes «inasumibles».

Este experto destaca que «todo se empieza a asegurar desde el primer día», ya desde la candidatura y que hay diferentes tipos de pólizas. Fuentes del sector consultadas por ABC explican que se suele contratar un ‘pool de compañías aseguradoras’ y que, en el caso de los atletas españoles, el COE se dota tradicionalmente con «un seguro específico» para todos los atletas de la delegación española. También es posible que jugadores profesionales y clubes contraten seguros contra lesiones temporales o permanentes.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class