Actualidad

Canadá se une a Australia en su guerra contra Facebook por el pago de un canon

tesorero-gobierno-kDtH--620x349@abc

F.J. CaleroABC

El primer ministro australiano, Scott Morrison, dice contar con el apoyo del Reino Unido, India, Francia y Canadá, que asegura que seguirá adelante con una legislación similar a la de Camberra

Lejos de amedrentar a la comunidad internacional, el bloqueo de Facebook a usuarios y editores australianos por el pago de un canon ha soliviantado a los aliados de Camberra, como una llamada de advertencia para limitar el poder de las gigantes tecnológicas antes de que sea demasiado tarde. El primer ministro australiano Scott Morrison ha anunciado este viernes que el Reino Unido, Francia, India y Canadá le habían mostrado su apoyo.

Por su parte, el ministro canadiense de Cultura y Patrimonio, Steven Guilbeault, responsable de elaborar una legislación similar a la australiana por la que exigirá el pago de las plataformas a los medios por la difusión, condenó la acción de Facebook, asegurando que la decisión de la multinacional estadounidense

no disuadirá a Ottawa de seguir con sus planes. «Canadá está al frente de esta batalla… realmente estamos entre el primer grupo de países del mundo que está haciendo esto», afirmó Guilbeault, que dice estar trabajando con «cinco, diez o 15 países» para adoptar regulaciones similares. «¿Facebook va a cortar lazos con Alemania, con Francia?», se preguntó Guilbeault, vaticinando que en algún momento la estrategia de choque de Facebook se volverá «totalmente insostenible», según recogió Reuters. En Europa, Google tuvo que negociar con los editores franceses después de que un tribunal respaldara esa exigencia de acuerdo con la directiva de derechos de autor de la Unión Europea, aprobada en 2019.

Desde la embajada australiana en Madrid, contactada por ABC, se remiten a las palabras del Tesorero del Gobierno de Australia, Josh Frydenberg, la cabeza más visible del proyecto que fue aprobado la pasada semana en la Cámara de Representantes. «Los ojos del mundo están observando en tiempo real lo que está pasando en Australia. He recibido llamadas de mis homólogos en otras partes del mundo, muy interesados en los desarrollos aquí con nuestro Código. No hay duda de que el trabajo de la ACCC (Comisión Australiana de la Competencia y del Consumidor) ha sido pionero a nivel mundial», afirmó.

Desplome del tráfico online

Sin embargo, la resaca del primer golpe de Facebook ha supuesto el desplome del tráfico online procedente de la red de los medios australianos, traducido en una reducción del 13% desde dentro de Australia y de hasta el 30% desde fuera del país, según datos publicados por el portal estadounidense Axios, basándose en la medición de la herramienta Chartbeat.

En un comunicado, Facebook aseguraba tras el bloqueo que mientras la red social había generado un impacto económico a favor de los editores de hasta 407 millones de dólares australianos por difundir sus artículos, la influencia de la actualidad en el volumen de negocio de la plataforma «era mínima». Según las palabras de William Easton, director de Facebook para Australia y Nueva Zelanda, las noticias representan menos del 4% del contenido del agregador. «El periodismo es importante para una sociedad democrática, por eso creamos herramientas dedicadas y gratuitas para ayudar a las organizaciones de noticias de todo el mundo a innovar su contenido para audiencias en línea», sostiene.

Como ha expuesto la socióloga estadounidense Shoshana Zuboff, en su libro ‘La era del capitalismo de vigilancia’, el secreto del gran éxito de las grandes plataformas de internet se basa en conocer los secretos de los demás y en perfeccionar, de forma totalmente opaca, la fórmula del éxito para monetizar la vida privada de millones de ciudadanos. Para ello necesitan actuar a varias velocidades más rápido que los gobiernos democráticos, que por su naturaleza, tienen otros tiempos.

Murdoch contra Facebook

De fondo persiste otra crisis, la de los medios, de la que tampoco se libra la acomodada Australia. El ‘código de negociación de los medios de comunicación’, proyecto que lleva gestándose durante los últimos tres años, pretende nivelar la balanza de un sector que ha pasado de monopolizar el mercado publicitario a depender de Google y Facebook, puesto que los anunciantes los consideran más efectivos para llegar a sus audiencias.

Según una consulta pública sobre plataformas digitales, informe publicado en 2019, Google y Facebook acapararon entre 2014 y 2018 el 84% del aumento en 3.700 millones de dólares del mercado publicitario online. Por tanto, otra lectura de este escándalo que va ganando enteros en las últimas horas es que no se trataría tanto de una guerra entre Facebook y el Gobierno australiano, sino entre la plataforma y el magnate Rupert Murdoch, que llegó a un acuerdo con Google. El empresario australiano es el dueño del 70 por ciento de publicaciones impresas en Australia, según cálculos del ex premier Kevin Rudd, que el pasado otoño lideró una campaña de firmas para investigar el imperio mediático del también propietario del influyente Wall Street Journal.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class